Duchas, Noticias de Baño, Platos de ducha

Cómo mantener el bote sifónico de tu ducha

¿Se atascan tus desagües? ¿Tienes malos olores en tu baño y cocina? El problema podría estar en el bote sifónico, un desagüe general donde van el resto de desagües del baño (lavabo, bañera o ducha y bidé). En este post te contamos cómo mantener el bote sifónico de tu plato de ducha en perfecto estado.

mantener el bote sifónico

El bote sifónico es fácilmente identificable porque suele estar tapado por una plancha de metal, y está situado en el suelo del baño o de la cocina.

Al ser el lugar donde van a parar las aguas del lavabo, del bidé y de la ducha, es bastante habitual que el bote sifónico se atasque por pelos u otro tipo de suciedad.

SecuriBath recomienda realizar una limpieza periódica del bote sifónico para evitar que los desagües se atasquen. Recuerda que si dispones de un bote sifónico individual, la limpieza debe hacerse individualmente, pero lo más habitual es que sea un bote sifónico por baño, es decir, que recoja las aguas de todos los elementos que conforman un cuarto de baño.

Pasos para mantener el bote sifónico de tu ducha

Mantener el bote sifónico de tu plato de ducha no es complicado si sigues los siguientes sencillos pasos:

  1. Para comenzar la limpieza, retira la tapa embellecedora. Esta tapa suele ir acompañada de un pequeño tornillo que puedes retirar. Es posible que si el bote es antiguo no lleve tapa, por lo que si éste es tu caso, un paso que te ahorras. La tapa es embellecedora, por lo que el bote sifónico real se encuentra debajo de ella. Para abrirla, en la mayor parte de los casos sólo tienes que girar la palomilla de la tapa para abrirla. Sin embargo, dependiendo del tipo de tapa con el que te encuentres es posible que necesites hacer uso de alicates, destornilladores o alguna otra herramienta. Una vez abras esta segunda tapa tendrás a la vista el bote sifónico.
  2. La primera parte de limpieza para mantener el bote sifónico es manual. Ayúdate de la mano (no olvides los guantes) o de un destornillador o alambre para retirar los restos atascados en el lugar.
  3. Después, puedes emplear productos desatascadores en cada uno de los desagües que conducen al bote sifónico para, así, limpiar el trayecto hasta él. Si no tienes este tipo de productos siempre puedes emplear un pequeño alambre para extraer los restos que quedan.
  4. Abre el agua de la ducha y de los lavabos. El propio agua ayudará a que la suciedad vaya pasando y, por tanto, se limpie el espacio y mantener el bote sifónico limpio.
  5. Una vez tengas el bote sifónico en perfecto estado, es momento de volver a montar la tapa, poner el embellecedor y comenzar disfrutar de nuevo de una ducha sin malos olores ni atascos.

¿Quieres saber más sobre cómo mantener el bote sifónico y el resto de elementos de tu baño? SecuriBath te ayuda con este Manual de mantenimiento de tu sistema de ducha. Descárgatelo (es en formato pdf) y, si lo aplicas, tendrás tu ducha siempre a punto.