Diferencias entre el baño turco y la sauna finlandesa

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Hoy vamos a contaros las principales diferencias entre la sauna y el baño turco.

Existen muchas opciones para relajarse en los SPAs y balnearios modernos, aunque dos de las más populares son el baño turco y la sauna finlandesa. ¿Pero qué diferencias hay entre ambos?

baño turco

En primer lugar hay que aclarar que hay una cierta confusión, o mal uso, del término ‘baño turco’, que muy a menudo se suele emplear para referirse a lo que correctamente se debería llamar sauna seca.

Hecha esta aclaración, salta a la vista cuál es la primera diferencia entre el baño turco y la sauna finlandesa.

Temperatura

En ambos la finalidad es provocar la transpiración de las personas a través del calor, lo que favorece la eliminación de toxinas, pero la diferencia estriba en que el baño turco se basa en el calor húmedo y la sauna finlandesa lo hace en el calor seco. En el baño turco el calor lo proporciona el vapor de agua, y su temperatura oscila entre los 55 y los 70ºC con una humedad casi total (entre el 90 y el 100&). Sin embargo en la sauna finlandesa el calor lo proporciona una estufa que enciende unas piedras volcánicas, y su temperatura oscila entre los 80 y los 90ºC en un entorno seco y sin humedad.

Formas de calor

 

La forma en que estos dos tipos de baños generan calor también son realmente diferentes, mientras que en las saunas tradicionales el calor viene generado a través de una fuente de calor como puede ser una estufa, que a su vez calienta unas rocas normalmente volcánicas y de esta el calor se distribuye de forma equivalente; el baño turco utiliza calentadores de agua para que este finalmente se evapore y quede liberado por el aire de la estancia.

 

sauna finlandesa

 

Espacio

Y hablando de estancias llega la siguiente diferenciación, como es el propio ambiente, este cambia según el tipo de calor de la sauna. Por un lado, la sauna utiliza bancos de madera, estos son perfectos para captar cierta humedad y además no se calienta en exceso. En cambio, los baños turcos están sometidos a una humedad que la madera no puede, por eso estos suelen están recubiertos de azulejos, que por el contrario no son porosos como la madera.

Beneficios

Otra de las diferencias entre el baño turco y la saunaLos beneficios del baño turco y la sauna finlandesa para la salud y el cuidado de nuestra piel son indiscutibles, e incluso su uso frecuente puede llegar a prevenir dolencias físicas y algunas enfermedades. En el caso de la sauna es perfecta para problemas cardiovasculares ya que mejora la circulación mientras que los baños turcos son buenos para problemas de alergia o respiratorios, pero en ningún caso para personas que sufran de problemas con los huesos.

Origen

Hoy en día podemos disfrutar de estos dos tipos de baño en cualquier sitio, aunque en su origen el baño turco fue mas extendido llegando incluso a la península ibérica por los árabes, debido a esto podemos a día de hoy visitar algunas ruinas de baños árabes.

Baños árabes jaen

Las diferencias del baño turco y la sauna finlandesa para la salud y el cuidado de nuestra piel son indiscutibles, e incluso su uso frecuente puede llegar a prevenir dolencias físicas y algunas enfermedades. Indudable también es la relajación que proporcionan ambos.