Un baño «furo» con espuma

Las bañeras con patas tienen algo de anacrónico que les da un halo de encanto, especialmente en estancias amplias. Y si encima tienen un nombre tan evocador como “Furo” se convierten en un objeto único.