Historias del Baño

Historias para no bañarse

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Seguridad para ellos, tranquilidad para mí

Seguridad para los mayores
Seguridad para los mayores

Si hay algo que me desespera de las personas mayores es su tozudez, esa manía de no reconocer la pérdida de facultades y lo que les cuesta pedir ayuda cuando empiezan a necesitarla. Mis padres son así. Yo les entiendo, debe ser muy duro perder tu independencia, pero es preocupante para sus hijos ver cómo cada vez son más torpes. Mi marido y yo llevamos un par de años insistiéndoles para que se vengan a casa; ¡tenemos espacio suficiente y estaríamos encantados! Pero entre los dos hacen frente común y se niegan a “molestar”.

A mí me daba pánico que alguno de ellos resbalara un día en esa peligrosa bañera (¡casi tenían que saltar para poder entrar en ella!), y entonces mi marido encontró la solución en internet. Les propusimos cambiar su antigua bañera por un moderno y accesible plato de ducha, y accedieron. En 24 horas desmontaron la bañera -que luego se llevaron a un punto limpio-, acondicionaron la fontanería de bañera a ducha e instalaron un plato de ducha antideslizante. También colocaron asideros para apoyarse, y hasta un asiento para la ducha. ¡Ha quedado tan bien y fue todo tan rápido y limpio, que estamos pensando en hacer lo mismo en nuestro baño!