Ecología baño

Ir al baño de manera ecológica

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Diversas acciones permiten un consumo más económico y ecológico del agua, el papel higiénico o la energía en el baño
Cada español consume de media al día 150 litros de agua, de los que buena parte se destinan al baño (entre el 60 y el 75%, según el Ministerio de Medio Ambiente). Mediante una serie de hábitos y sistemas eficientes se pueden reducir de manera importante estas cantidades. Y cuidar aspectos como el uso del papel higiénico, la iluminación y climatización del baño o evitar verter por el desagüe sustancias tóxicas también ayudará a proteger el medio ambiente.

2120444951_9b01687474_o.jpg

Medidas para ahorrar agua
El agua, además de ser un elemento cada vez más escaso y valioso, requiere un gasto energético que también impacta en el medio ambiente: cada metro cúbico consumido provoca la emisión a la atmósfera de un mínimo de 175 gramos de CO2 (25 gramos en la captación, 25 en la distribución y 125 gramos en la evacuación y depuración).

Una forma de reducir este problema es utilizar de forma más eficiente este recurso en el baño: algunos expertos afirman que se puede llegar a reducir su uso en el aseo personal hasta en un 30%, y hasta en un 70% en el inodoro, sin perder el confort y de forma sencilla.

Para empezar, sustituir el baño por la ducha no mermará la higiene personal y ahorrará entre cuatro y seis veces la cantidad de agua necesaria para llenar una bañera. Asimismo, no es recomendable ducharse muy a menudo, ya que un lavado excesivo disminuye la capacidad de autodefensa de la piel.

La forma de ducharse también contribuye a ahorrar agua. No hay que caer en el error de que, como la ducha gasta menos que la bañera, se puede permanecer durante un tiempo muy prolongado: cinco minutos son suficientes para una correcta higiene. A la hora de enjabonarse, cerrar el grifo también ahorrará agua. Por su parte, conviene utilizar de forma racional y reducir en lo posible el uso los jabones, champús, acondicionadores o geles, cuyos productos perjudican el medio ambiente.

ducha-ahorrra-agua.jpg

Se puede llegar a reducir el uso de agua en el aseo personal hasta en un 30%, y hasta en un 70% en el inodoro
El agua de la ducha también se puede reutilizar, como explica el autor del blog Altermundista, que se ha propuesto llevar a la práctica diversas medidas para reducir su consumo de agua hasta la mitad de la media española. Para ello, guarda en una garrafa el agua que se deja correr, y que generalmente se suele desaprovechar, hasta que sale caliente (entre dos y tres litros) y la reutiliza en las tareas de limpieza. Además, con un cazo, recoge el agua usada en la ducha para llenar la cisterna del inodoro. Hay quienes incluso proponen métodos más espartanos, como la ducha de barco, que supone tener abierto el grifo del agua sólo dos minutos.

La temperatura también es importante, porque cuanta más alta sea, más energía habrá que consumir. Por ello, mantener el agua entre 30 y 35º es más que suficiente para lograr una sensación de comodidad.

2607852934_b61f62ca0d_o.jpg

Los mandos de la ducha, al igual que el resto de grifos del baño, son otro elemento que hay que tener en cuenta. Los más eficientes son los termostáticos, aunque los monomandos resultan también una buena opción frente a los bimandos.

Asimismo, otros elementos tecnológicos, como perlizadores, interruptores de caudal, rociadores de bajo consumo, sensores de movimiento, sistemas de reutilización de aguas grises o de reciclado de agua de lluvia también pueden lograr importantes ahorros de agua. Y por supuesto, evitar toda clase de fugas o goteos: una gota por segundo se convierte en 30 litros al día.

dropp-aqua.jpg

En el grifo del lavabo también se pueden aplicar algunos criterios específicos. Por ejemplo, al cepillarse los dientes, utilizar sólo el agua para enjuagarse al principio y al final mediante un vaso. En el afeitado, una maquinilla eléctrica puede consumir menos energía que el afeitado manual, dependiendo del tiempo que se deje correr el agua caliente del grifo (afeitarse durante tres minutos sin cerrar el grifo gasta 18 litros). Y en el aseo personal, reducir en lo posible el uso del jabón, utilizándolo lo justo (lavarse las manos un minuto con el grifo abierto gasta seis litros).