Ecología baño

Actos sencillos para ahorrar agua

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

6184027_3a45ec0b9d.jpg

A lo largo del día podemos efectuar muchos actos sencillos que nos ayudarán a ahorrar agua, por ejemplo cerrar el grifo mientras enjabonamos los platos. El artículo explica otros actos sencillos que nos permitirán ahorrar agua a lo largo de todo el día.

¿Sabías que…?

Un grifo abierto gasta más agua de la que te imaginas de 5 a 10 litros van al desagüe cada minuto.
Si dejas el grifo abierto mientras te lavas los dientes, puedes malgastar casi 20 litros de agua.
Si te duchas con el grifo abierto, puedes estar tirando 60 litros de agua.
Fregar los platos con el grifo abierto supone un consumo de unos 100 litros de agua.
Lavar el coche con una manguera puede suponer un consumo de unos 500 litros de agua.

Aplica estos consejos

Moja el cepillo de los dientes y acláralo. Coge un vaso de agua para enjuagarte los dientes. Cuando te laves los dientes con el grifo cerrado ahorrarás 19 litros de agua.
Llena la pica cuando te afeites, sólo utilizarás 5 litros de agua.
Dúchate en vez de llenarte la bañera. Ahorrarás 60 litros de agua.
Pon la lavadora y el lavavajillas cuando estén llenos del todo. Ahorrarás 80 litros.
Reparad los grifos que gotean y vigilad los grifos mal cerrados. Puedes ahorrarte hasta 180 litros.
Descongelad los alimentos a temperatura ambiente, nunca bajo el grifo. Ahórrate 15 litros.
Lavad la fruta y la verdura en un bol. Ahórrate 10 litros.
Cuando renovéis los electrodomésticos buscadlos con la etiqueta ecológica.
Vigilad las posibles fugas de agua en el inodoro y en los grifos.
Tirad de la cadena del inodoro sólo cuando sea necesario; no lo utilicéis de cenicero o papelera. Ahorrareis los 6 – 8 litres de agua que contiene la cisterna.
También evitarás la sobrecarga de las depuradoras de aguas residuales.
Lava el coche con una esponja y un cubo, gastarás menos de 50 litros.
Utilizad la escoba en lugar de la manguera para limpiar patios y terrazas.
Ajustad correctamente los aspersores y concentrad el riego en zonas verdes.
Utilizad plantas autóctonas que consumen poca agua.
Dejad crecer el césped más alto, disminuiréis la evaporación del agua, especialmente si el verano es muy seco.
Intentad regar a primera hora de la mañana o al atardecer. Si regáis en horas de sol, el 30% del agua se evapora.