Historias del Baño

¡Bañera no, ducha sí!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

gritarQue me duele ya la boca de decirlo. Que no quiero más tener que auparme para entrar en la bañera, que me da miedo resbalarme dentro y darme contra el borde. Y que todas mis amigas, hasta las que están en residencias de ancianos, lo tienen ya. ¡Quiero que me cambien la bañera por un plato de ducha! Y de los antideslizantes, que me he estado informando.

Tú llamas, vienen a tomar medidas en tu cuarto de baño, y otro día vienen y te lo instalan. En una sola jornada de trabajo, y sin hacer obras. Lo tapan todo para que no se estropee, quitan la bañera -y se la llevan a un punto limpio, como debe ser-, cambian las tuberías e instalan el plato de ducha.

Y además, te lo financian. Vamos, que no hay excusa. ¡Que quiero ya mi ducha nueva!