Historias del Baño

Al baño aún puedo ir solo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

abuelob_nEs mucho más importante de lo que parece. Para mí, poder ducharme sin ayuda de nadie significa mantener la dignidad. Poder valerme por mí mismo significa tener independencia. Toda la vida, han sido los demás quienes han dependido de mí: mi mujer, que en paz descanse. Mis hijos, mi familia…

Renunciar a mi fuerza, a mi agilidad, a mi papel de cabeza de familia es algo que ni siquiera se me pasa por la cabeza, aunque mi cuerpo se empeñe en recordármelo. Tomé la decisión de cambiar la bañera por un plato de ducha la primera vez que tuve un susto. Ni siquiera llegué a caerme, resbalé y gracias a Dios pude agarrarme y mantener el equilibrio. Así que llamé, vinieron a medir y al poco llegaron para instalarme la nueva ducha. Es increíble lo bien que trabajan estos chicos: por la tarde mi cuarto de baño parecía otro mucho más espacioso y moderno.

Y, sobre todo, seguro. Con un plato de ducha antideslizante, sin escalón de acceso y con barras de apoyo colocadas estratégicamente. Justo lo que necesitaba. Ágil no estaré, pero rápido de mente sí.