Arquitectura, Decoracion baño, Reformas de hogar

¿Puedo instalar tarima laminada en mi vivienda?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Por supuesto que sí. La tarima laminada es un pavimento de rápida instalación al emplearse el sistema clic. No necesita obra y genera pocos escombros.

Se pueden instalar sobre otros suelos sin necesidad de demoler el pavimento antiguo. Tan solo es necesario extender un film de polietileno previo a la colocación de la tarima para así eliminar pequeñas irregularidades sobre la superficie, que ha de ser lisa y estar nivelada. Claro está que si el suelo está en muy mal estado, habrá primero que nivelarlo antes de colocar la tarima.

La tarima laminada se compone de varias capas (desde arriba hacia abajo): TARIMA CAPAS

  • Capa Overlay transparente que da la resistencia final a la pieza
  • Papel decorativo que dará el color, textura y dibujo a la tarima
  • Núcleo de la tabla compuesto por virutas de madera y resinas, de gran densidad HDF
  • Capa de soporte para evitar arqueos y humedad

Otro detalle a tener en cuenta es el tipo de junta, que puede ser recta o biselada para dar un toque distinto al acabado del suelo. El grosor total de la pieza suele ser de entre 7 y 12 mm.

Dependiendo de la dureza y resistencia al desgaste se clasifican con el indicador AC (Abrasion Class) siendo: AC-3 Resistencia media (para viviendas), AC-4 Resistencia media-alta (viviendas o locales de tránsito medio) y AC-5 Resistencia alta (locales tránsito elevado). Aunque si tengo que recomendar, mejor un AC-5 para nuestra vivienda que aguantará mejor el uso diario, golpes, niños jugando, y todo lo que conlleva el día a día para nuestro suelo.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que en todo el perímetro surge la necesidad de colocar un rodapié, rematando el encuentro de la tarima con la pared. Para elegir nuestro rodapié, podemos optar por el mismo acabado que la tarima o por el color de nuestras puertas y molduras para igualar el color con ellas. Al colocarse las lamas de la tarima completamente fijadas (sistema clic) o encoladas (sistema tradicional) entre sí, la tarima se comporta como si fuese de una pieza, por lo que hay que dejar una holgura perimetral para permitir las dilataciones y contracciones de la misma por los cambios de temperatura y humedad.

La verdad es que son muchas cosas a tener en cuenta, por lo que SecuriBath pone a disposición a todo su equipo técnico para cualquier duda o consulta que pueda surgir