Consejos, Reformas de hogar

Cómo diseñar el interior de tu casa de vacaciones

Ya huele a verano. Dentro de nada el calor llegará y, con él, las tan ansiadas vacaciones. Muchas familias disponen de una casa en el campo o en la playa que, generalmente, suele ser el lugar donde va a parar todo lo que retiran de sus hogares principales lo que da lugar a estancias “Frankenstein” sin un orden ni gusto lógico. Pero no tiene por qué ser así. Con una pequeña reforma en la vivienda podrás disfrutar de una casa “a tu manera“. Para ello, sólo tienes que saber cómo diseñar el interior de una casa de vacaciones para sacar partido a todas las habitaciones.

diseñar el interior de una casa de vacaciones

Como regla general, a la hora de diseñar una casa de vacaciones, debes buscar una decoración tranquila y relajante, ya que ése es uno de los objetivos de las vacaciones: desconectar y dejar atrás el estrés de la vida diaria.

Además, para poder decorarla acorde con el sitio donde se encuentra, suele ayudar tener en cuenta el contexto de la casa, es decir, responder a cuestiones clave como:

  • ¿Está en la playa?
  • ¿Está en el monte?
  • ¿En una zona rural?
  • ¿Qué tamaño tiene?
  • ¿Se integra con el paisaje?

Pautas para diseñar el interior de una casa de vacaciones

Una vez que tienes los datos generales, llega el momento de decidir qué materiales y objetos son los que te gustaría conservar y cuáles debes adquirir o crear si te lanzas a una reforma de la vivienda. A partir de ahí, te indicamos una serie de pautas que te ayudarán a diseñar el interior de una casa de vacaciones.

  1. Es recomendable pintar las paredes con colores claros y luminosos para así dar un toque de serenidad y luz a la casa. Lo importante es que los colores no agobien, y para eso, el blanco es una apuesta segura ya que no cansa y trasmite mucha sensación de tranquilidad. Si el blanco no te convence, intenta buscar alguna otra tonalidad, pero manteniendo la línea de colores claros que da luz a la estancia.
  2. Los muebles también son importantes. Intenta organizarlos de manera que dejen espacio y amplitud en las habitaciones. No recargues con demasiados muebles porque lo conseguirás cualquier cosa menos relajación. Si quieres seguir jugando con la luminosidad y claridad, escoge muebles claros y seguirás así la línea del diseño escandinavo tan de moda y valorada actualmente.
  3. Los textiles de las habitaciones también son un punto a tener en cuenta. Cojines, cortinas, mantas, edredones, son elementos para los que es recomendable no buscar materiales demasiado “pesados”. Apuesta por el algodón, por ejemplo, que es muy agradable al tacto. De la misma manera, juega una vez más con colores naturales ya que tiñen los espacios con una armonía alegre y relajada.
  4. Los objetos de decoración son fundamentales. Serán los que den el toque personal a tu espacio. Quizás, aquí es donde más en juego entra el contexto en el que se encuentre tu casa. Por ejemplo, si es una casa de playa juega con objetos como conchas o cuadros con motivos marinos. Pero intenta siempre ser coherente con la línea que tomes desde un inicio.
  5. Por último, debes mantener un orden en la casa. Sólo así trasmitirás la sensación de tranquilidad y será una casa acogedora. Para esto suele ayudar no adornar la casa con demasiados objetos-

Todavía tienes tiempo de emplear estos simples trucos para diseñar el interior de una casa de vacaciones. Sin embargo, si crees que necesitas la ayuda de profesionales, no dudes en ponerte en contacto con Securibath. Somos especialistas en sacar el máximo partido a cualquier espacio, ayudándote a reducir costes y ganar en comodidad. Pide ya tu presupuesto para renovar tu segunda vivienda.

Y recuerda que te mejoramos cualquier presupuesto de reforma de vivienda.

Cómo diseñar el interior de tu casa de vacaciones
¿Te gusta este post?