Noticias de Baño

Ergonomía en el baño para personas con movilidad reducida

El baño es uno de los espacios que más estrictamente se someten a los criterios de ergonomía y usabilidad, ya que es una de las zonas más peligrosas de la casa. La ergonomía en el baño facilita la higiene y consigue una mayor autonomía y seguridad de los mayores.

Por esta razón es muy importante seguir las reglas de ergonomía contemplados en el Código Técnico de la Edificación (CTE).

A la hora de diseñar un baño lo más importante a tener en cuenta es el acceso, sobretodo si es una persona que necesita silla de ruedas.

El pavimento también es fundamental, ya que no puede ser resbaladizo y debe ser firme. La facilidad de limpieza y desinfección, así como el ruido, son características a tener en cuenta.

La altura deben de ser de 45 centímetros, que es la misma altura que el asiento de la silla de ruedas. Vamos a ver uno por uno las medidas que deben tener los sanitarios:

  • Inodoro: Como hemos mencionado antes, la altura debe ser de entre 45 y 47 cm y una distancia de al menos 75 cm a los dos lados del asiento con asideros y barras abatibles colocadas entre 70 y 120 cm del suelo.
  • Ducha. Sin duda es la mejor opción y debe tener un espacio de entre 135×135 cm y 235×235 cm. Sin escalón o con una rampa de acceso y con un asiento abatible.
  • Lavabo. Debe poderse regular la altura de uso.
  • Espejo de lavabo. La anchura mínima es de 46 cm y la altura mínima de 137 cm y máxima de 160 cm.

ergonomia

Además es importante poseer ayudas técnicas para mejorar la autonomía. Las sillas de ruedas para la ducha, asientos fijados en la pared y barras de apoyo pueden ser clave.