Ecología baño

¿Sabe que la ducha diaria consume más energía que todos los aparatos eléctricos juntos?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

998263.jpg

Para ahorrar agua, dúchese con alguien. Quizás resulte una idea peregrina, pero es el método que propone una campaña ciudadana para economizar en el presupuesto doméstico mensual. Nos preguntamos si garantizará el ahorro, pues lo más probable es que, aplicando esta fórmula, se duplique el tiempo que se va a pasar bajo el reconfortante chorro. Pero qué bien vienen unas gotas de placer cuando la vida, en tiempos de crisis, no quiere sonreír… Bromas aparte, conviene saber que la ducha diaria consume más energía que todos los aparatos eléctricos de la casa juntos, incluida la luz.
Según datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía, entidad dependiente del Ministerio de Industria, para calentar un metro cúbico de agua a una temperatura de 37 grados se necesitan treinta kilovatios. Teniendo en cuenta que un ciudadano medio tarda unos tres minutos en refrescarse de pies a cabeza (gastará 30 litros), consumirá al año 20 metros cúbicos de agua caliente y, por tanto, 600 kilovatios. Solo o en compañía, la iniciativa que les comentábamos cae en saco roto porque el gasto que supone es considerable.
Pongámonos a economizar con todas las de la ley. Nos proponemos ofrecer unos cuantos trucos domésticos para afrontar la crisis y no convertir este tema en un asunto de Estado, que para eso ya están otros foros. Puesto que el tiempo es oro, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha recogido en el último año 800.000 precios de 126 productos diferentes en 81 supermercados, hipermercados y tiendas de descuento de 53 ciudades. Tras semejante empacho de números -como el que se coge cuando se hace la Declaración de la Renta-, ha hecho cálculos y concluido que es posible sacar provecho de la cesta de la compra en más de 1.500 euros anuales de unos establecimientos a otros si se eligen los mismos artículos, tanto frescos como envasados, pero de precio menor.
En Huelva, más barato
Preguntamos cómo lo llevan en el ‘súper’ de España donde, según esta entidad, tiran más los precios. Procuramos llamarles por teléfono en el tramo horario de tarifa reducida por razones obvias. Es el economato Escodé de Huelva, donde atiende Mari Carmen Domínguez. «Somos una fundación laboral formada por unos 5.000 socios, para quienes procuramos poner precios baratos». Aquí, la cesta de la compra, utilizando primeras marcas (es decir, sin marcas blancas ni ofertas), sale por 3.109,60 euros anuales, casi mil menos que si vamos a Sánchez Romero y Próxim (ambos hipermercados en Madrid), los más caros de España según la OCU, donde la misma cesta tipo sale por 4.554,92.
De paso, consultamos. ¿Por qué hay tanta diferencia de precio entre las panaderías? «Porque no tienen nada que ver los costes que se generan en un pequeño negocio familiar con los de una gran panificadora», explica Ramón Gil Yanguas, presidente de los panaderos madrileños.
Descartada la idea de hacernos ricos, sólo buscamos la manera de administrar mejor el pan que nos ganamos, como algunos políticos. «En mi casa somos muy austeros. Tengo el mismo coche desde hace doce años», se le ha oído decir más de una vez al diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares. El ‘ministro del ahorro’, como se le ha denominado al titular de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, le aconsejaría comprar un coche eléctrico y hacer uso de la bicicleta para moverse, puesto que estas iniciativas aparecen incluidas entre las 31 medidas que ha ideado para reducir el consumo energético. Sirva un ejemplo más. En Japón han dispuesto ya su árbol de Navidad, al estilo del que cada año se instala a las puertas del Rockefeller center de Nueva York, pero no es uno corriente, sino respetuoso con el medio ambiente, pues las 20.000 luces LED que lleva en sus 15 metros de altura se alimentan con energía solar.
«Un euro es una fortuna», reza estos días una conocida marca de mobiliario de hogar. Nos detenemos a pensar en la cantidad de dinero que podría ahorrarse en España si se dejasen de emitir facturas de papel. Según las previsiones del Gobierno, las empresas se gastarían 15.000 millones de euros menos al año, el 1,5% del PIB: es decir, un ahorro de 3,40 euros por recibo si se tiene en cuenta que en España se emiten al año 4.500 millones de facturas que requieren de 9.000 millones de hojas de papel. Con la factura virtual se gastaría menos celulosa, se ocuparía menos espacio y se simplificarían tareas administrativas, supone Alfonso Arbaiza, director general de la Fundación para el Desarrollo Infotecnológico de Empresas y Sociedad.
Telefónica, por ejemplo, ya hace llegar a sus clientes ‘e-facturas’. Las eléctricas y los bancos también han cambiado al formato digital. Muchas compañías extranjeras sólo admiten esta variante. Estados Unidos, Alemania, Francia, Inglaterra… Allí ya es el pan de cada día. Rodolfo Lomascolo, director general de Ipsca, fabricante especializado en soluciones de firma y facturación electrónica pone un ejemplo: «Una empresa que emita unas 60.000 facturas al año puede llegar a ahorrar 111.000 euros, lo que significa una cantidad de 9.250 euros al mes».
Divorcios en oferta
Son tiempos de mirar la peseta hasta para divorciarse. Una pareja puede recurrir a la Red para separarse legalmente por un precio que oscila entre 350 y 550 euros. El ahorro es considerable, puesto que los honorarios mínimos que estipulan los Colegios de Abogados para los tradicionales bufetes son de unos 750 euros por la tramitación de un divorcio con convenio regulador. El precio aumenta si éste incluye la liquidación de bienes del matrimonio. El reparto de las propiedades suele ser una cuestión espinosa y, por ello, más cara. Puede provocar una subida de al menos 600 euros si se trata del abogado tradicional. En Internet, en cambio, se puede conseguir junto al divorcio por quinientos euros.
Que, además de material, también hay una crisis sentimental de caballo… Le proporcionamos un truco de los grandes para sacar unos cuartos al mes. Adquiera desde este mismo instante el compromiso de guardar todas las monedas de 50 céntimos que pasen por sus manos e introdúzcalas en una hucha. Hágase a la idea de que, para usted, esta chatarra ha dejado de existir. Si aparece una moneda de éstas, de inmediato métala a la hucha. Quienes lo han probado aseguran que funciona. Y si ni con éstas, sueñe que es rico. Soñar siempre tiene buenas ofertas.