Cambiar bañera por platos de ducha

12 razones para cambiar una bañera por una ducha

razones para cambiar una bañera por una ducha

¿Pensando en cambiar tu bañera por una ducha? Hay muchas razones para elegir una ducha en lugar de una bañera.

Si todavía estás dudando, aquí te presentamos 12 razones para cambiar una bañera por una ducha:

1.- Seguridad

Cuando instales tu ducha, asegúrate de que sea antideslizante. Ganarás en seguridad, evitarás caídas y podrás dejar de preocuparte por comprar elementos que aumenten la seguridad, la ducha es segura por sí sola.

2.- Espacio

La ducha es un elemento que tiene una gran capacidad de adaptación al espacio. No depende de un lugar demasiado grande, sino que puede estar en un ambiente más recogido, como en uno más amplio. La ventaja de la ducha es que se adapta perfectamente al espacio disponible.

3.- Accesibilidad

Acceder a una ducha es mucho más sencillo que a una bañera. La ducha no requiere de muchos movimientos para entrar y salir, y los que hay que hacer no suponen un riesgo importante para caídas.

4.- Ahorro de agua

La ducha supone gastar mucha menos cantidad de agua que en un baño. Se calcula que en una ducha de 5 minutos se llegan a gastar 95 litros de agua, el consumo de agua en un baño aumenta hasta los 250 litros.

5.- Limpieza

Las condiciones de la ducha permiten facilitar la labor de limpieza. Es un espacio al que es más fácil acceder con productos de limpieza.

6.- Dinero

Además del propio ahorro monetario de gastar menos agua, el ahorro a la hora de instalar una ducha es mayor que si instalas una bañera.

7.- Ecología

El propio ahorro del agua, además de repercutir directamente en tu bolsillo, sirve para desperdiciar menos cantidad de agua, lo que equivale a un mejor tratamiento del planeta.

8.- Estética

Las opciones estéticas de las duchas son mayores que en una bañera. Puedes elegir desde la mampara, al tamaño, los colores, las baldosas, etc. muchas más opciones para diseñar la ducha que siempre has querido.

9.- Rapidez

Se gasta menos tiempo el lavarse dentro de la ducha que en una bañera. El ahorro en tiempo permite ahorrar en agua, pero también en consumo de energía eléctrica.

10.- A medida

Las opciones de diseñar una ducha a medida son mucho mayores que con una bañera. Los tamaños de los platos de ducha y las mamparas son infinitas, cada una diseñada a medida del espacio del que dispones.

11.- Facilidad

Una ducha es facilidad. Con una ducha es más fácil acceder al espacio donde lavarte, es más fácil de limpiar, pero también más fácil de instalar.

12.- Instalación

La instalación de una ducha es un trabajo mucho más sencillo que el de una bañera. La ducha requiere menos obra, dispone de menos elementos y permite ahorrar tiempo y dinero.

pásate a la ducha