Consejos

Trucos para limpiar un inodoro

La limpieza del baño es fundamental, pero ¿lo haces bien? Limpiar la ducha, limpiar un inodoro, un bidé o un lavabo tiene su proceso, sus pasos, sus productos y su tiempo. Pero muchas veces no se suelen completar bien. A la hora de limpiar un inodoro puedes aprovechar algunos trucos que garantizan una limpieza total en pocos minutos, de forma rápida y sin riesgo.

trucos para limpiar un inodoro

Para empezar, es recomendable limpiar el inodoro al menos cada dos días en caso de ser un inodoro doméstico o varias veces por jornada si se trata de un inodoro público. En realidad, la frecuencia de limpieza del inodoro depende del número de usuarios y del tipo de uso que se le vaya a dar. En caso de ser un inodoro muy concurrido, o empleado por niños pequeños o personas mayores, es recomendable que la limpieza se haga más frecuente y concienzudamente.

Además, aunque parezca una curiosidad, es más importante limpiar el inodoro por fuera que por dentro. La mayoría de bacterias se acumulan en el exterior, la zona en la que el inodoro está en contacto con la piel.

Proceso para limpiar un inodoro

El proceso habitual para que tu inodoro esté perfectamente limpio pasa por estas 4 etapas:

  1. Rocía desinfectante en los bordes y en el interior del inodoro usando guantes de goma.
  2. Frota la taza del inodoro con un cepillo.
  3. Deja que el desinfectante actúe durante unos minutos.
  4. Friega de nuevo poniendo especial cuidado en los bordes y en la curva interior del asiento del inodoro.

Además, siempre pueden surgir pequeños problemas relacionados con la cal, el óxido o manchas que cuesta más quitar. Para ello, éstos son algunos trucos interesantes para limpiar el inodoro:

  1. La mejor manera de limpiar el interior del inodoro es utilizando alguno de los cientos de productos de limpieza que existen. Para ello, aplica el producto y pasa la escobilla dentro para retirar la suciedad que haya podido quedar.
  2. Para eliminar las manchas de óxido en el inodoro, exprime un limón y mézclalo con dos cucharadas de bórax. Aplícalo directamente sobre las manchas de óxido y deja actuar unos minutos. Frota después con la escobilla para limpiar el inodoro.
  3. A veces es necesario cerrar la llave de paso del inodoro y tirar la cadena para reducir el nivel de agua y así poder limpiar todas las manchas del interior del inodoro.
  4. No olvides levantar la tapa y limpiar ambos lados con un paño húmedo.
  5. Una de las maneras de quitar el cerco oscuro que se forma con el tiempo en el fondo de la taza es virtiendo tres tazas de vinagre blanco y frota la mancha con una fibra metálica tras dejarlo reposar durante una hora.
  6. Si el asiento es de plástico humedece un trapo con detergente líquido disuelto en agua.
  7. También debes limpiar el pulsador que se usa con las manos todavía sin lavar después de haber utilizado el inodoro por lo que pueden quedar restos de suciedad.
  8. Para quitar el mal olor puedes optar por soluciones comerciales o bien por una solución más ecológica: echa un puñado de sal gorda por los desagües y deja que actúe 24 horas. Posteriormente, aclara y deja correr el agua.

[youtube id=”Ox2Mm28LxoQ” width=”600″ height=”350″ autoplay=”no” api_params=”” class=””]

Para terminar, un truco que dejará tu inodoro reluciente es el que se muestra en el vídeo: utilizar un refresco de cola.

Limpiar el inodoro es una de las tareas esenciales para que tu cuarto de baño esté siempre en perfectas condiciones. Si lo haces a menudo sólo te llevará unos minutos y te garantizarás una higiene perfecta.

Sin embargo, con el tiempo todos los elementos del cuarto de baño van perdiendo su brillo por lo que a veces es recomendable ir más allá de limpiar el inodoro y hacer una pequeña reforma de baño con el fin de que todo vuelva a estar perfecto y tu baño pueda volver a relucir. ¿Necesitas un presupuesto para reformar el baño? Cuenta con SecuriBath: experiencia. solvencia y profesionalidad a tu servicio.