Consejos, Historias del Baño

EL BOTE SIFÓNICO, ESE GRAN DESCONOCIDO

El bote sifónico es un elemento de la red de desagüe de nuestra vivienda, que se sitúa normalmente en los cuartos de baño. Recibe el agua de los desagües del lavabo, bidé y bañera o ducha, para después dirigirla hacia la bajante general. La misión del bote sifónico es evitar el paso de olores desde la bajante a nuestro baño y para ello tiene un sistema de retención de agua en su interior.

No en todos los cuartos de baño existe bote sifónico, ya que en España por tradición, en unas zonas se instalan y en otras no. Cuando no hay bote, existe un sifón individual en cada aparato sanitario, así tanto el lavabo, el bidé y la bañera o ducha, cada uno tiene si sifón individual. Este sifón individual podemos verlo siempre en nuestro desagüe del fregadero de la cocina, con esa forma de tubo que baja para luego subir con un giro hasta llegar a pared.

Los botes sifónicos en la actualidad, desde hace ya bastantes años, se fabrican de PVC, por lo que no retienen restos en sus paredes ni tanta suciedad como los antiguos, que se fabricaban en plomo. Además otra ventaja es que el PVC tiene una vida útil muy larga en el tiempo y sin deterioro. Si tenemos un bote sifónico antiguo de plomo, cuidado con su mantenimiento ya que con el tiempo las paredes se van desgastando, llegando a quedar tan finas que con una mínima presión pueden romper.

Es muy importante realizar una limpieza del bote sifónico periódica, no hablamos de cada semana, pero si recomendamos una cada seis meses o una limpieza anual si no detectamos ningún problema de desagüe.

Para limpiar el bote, primero hay que retirar la tapa embellecedora superficial, que suele ir atornillada. Puede que si el bote sifónico es antiguo, no tenga esta tapa metálica.

Una vez retirada la tapa embellecedora, nos encontramos con la verdadera tapa estanca del bote sifónico:

▪ En unos modelos, es tan fácil como girar la palomilla que vemos y así levantar la tapa que hace la estanqueidad

▪ En otros, como el de la foto, la tapa tiene dos tornillos que podemos retirar  para levantar la tapa

▪Otras veces nos encontramos con tapas que van con un tornillo central, o con un par de hendiduras para hacer girar la tapa, pero todos se pueden abrir de una u otra manera

Cuando tengamos por fin abierto el bote, hay que quitar toda la suciedad, procedente de los aparatos sanitarios que llegan a él. Nos encontraremos principalmente restos de pelo, jabón y demás restos acumulados por el tiempo.

Una vez que tengamos el bote sifónico limpio, habrá que volver a taparlo realizando todos los pasos anteriores pero a la inversa. Primero colocar la tapa que hace la estanqueidad y posteriormente si la lleva, la tapa embellecedora.

Con esta revisión periódica mantendremos nuestra red de desagües siempre limpia, funcionando a la perfección y sin molestos atascos.

En SecuriBath, por si alguien no sabe o no quiere ponerse a limpiar el bote, disponemos de técnicos que pueden hacer este trabajo con todas las garantías. Tan sólo póngase en contacto y le darán cita para visitarle en su domicilio.