Reformas Baño

REFORMA COMPLETA DEL BAÑO – REVESTIMIENTOS

Cuando pensamos en una reforma completa del baño, hay muchas posibilidades en cuanto a revestimientos. Para el cuarto de baño siempre recomendamos algo tan tradicional como el revestimiento cerámico. En la actualidad existen multitud de revestimientos con terminaciones modernas y muy bonitas, o estilos más clásicos, hay para todos los gustos. Existen otras alternativas de revestimiento como son el mármol o pinturas plásticas. Veamos características de algunos materiales de revestimiento.

Revestimiento cerámico: nos encontramos con un revestimiento que no necesita de mantenimiento especial, es resistente, decorativo, fácil de mantener y hay multitud de modelos y formatos. Para instalarlo en paredes se recomienda siempre eliminar el revestimiento previo. En suelo, podemos optar por picar el suelo existente o en caso de que se encuentre en buen estado, pegarlo encima y cepillar la puerta de entrada. Los formatos son muchos, aunque podemos hacer una división entre los de junta estándar y los rectificados. Estos últimos tienen el perímetro del azulejo en corte recto, por lo que la junta, una vez terminada, pasa más desapercibida y es menor. En SecuriBath disponemos de alicatadores y soladores especializados que consiguen que el material  rectificado quede en óptimas condiciones, ya que es un material más complicado de instalar para obtener un buen resultado.

Mármol: algo también muy tradicional en cuartos de baño es el mármol. Ni que decir tiene que si elegimos mármol nuestra obra se va a encarecer respecto a un revestimiento cerámico. Muy importante saber que el mármol a ser una piedra natural, puede ir perdiendo brillo con el tiempo y en piezas porosas las manchas son complicadas de eliminar. El mármol se suele suministrar en piezas de 30x30cm, 30x60cm y 40x60cm como formatos estándar. SecuriBath dispone de marmolistas que preparan piezas a medida y con distintas terminaciones.

Microcemento: es un revestimiento que se puede aplicar sobre el actual siempre con un tratamiento previo, y nos evita picar paredes y suelo. Esta es la razón de que desde hace unos años, haya cogido fama y aparezca en muchas revistas de decoración. El precio es bastante más elevado que un revestimiento cerámico, pero si lo que queremos en un revestimiento continuo, sin juntas, éste es el ideal. Hay que valorar cada baño, para ver si se puede o no aplicar sobre el revestimiento existente, ya que ha de estar en perfectas condiciones o si no hay que eliminarlo para poder aplicar el microcemento. Respecto al mantenimiento, es un material que necesita de un mantenimiento medio, siendo resistente al agua por lo que podemos fregarlo sin ninguna preocupación, pero teniendo en cuenta que no tiene fácil reparación ya que al ser material continuo es complicado reparar sólo una zona sin que notemos diferencia con el resto.

Pintura: se pueden pintar las paredes de un cuarto de baño con pinturas plásticas, estucos,… pero siempre fuera de la zona de ducha, ya que no es recomendable que les caiga agua directa. Se puede por ejemplo realizar un zócalo cerámico en el perímetro del baño y el resto hasta techo pintarlo del color que más nos guste. Esta solución sale un poco más económica que revestir el baño hasta el techo, pero tiene el inconveniente de que el mantenimiento es más delicado, ya que con el tiempo y los cambios de temperatura y humedad, la pintura se desprenderá y habrá que volver a pintar cada cierto tiempo.

Estos son sólo cuatro ejemplos de revestimientos para nuestra reforma completa del baño. Ponte en contacto con SecuriBath y uno de nuestros técnicos especialistas asesorará cual es la mejor opción para su baño.